¿Por qué la acomodación y la visión binocular son tan importantes?

ACOMODACIÓN Y BINOCULARIDAD | BLOG | en Educando tu mirada

Hace ya un tiempo, os contábamos en este mismo blog lo qué era la Acomodación, os hablamos del cristalino, el sistema de enfoque, su funcionamiento, disfunciones, síntomas cuando no funciona bien y los posibles tratamientos para dichas disfunciones1 . Y lo mismo hicimos con la Visión Binocular 2 .

Pero lo que hoy os quiero contar, es la importancia que tienen ambos sistemas en la visión y cuánto de importante es que funcionen de forma óptima y “tengan una relación sana”, sí, sí, una relación sana, como si de una pareja se tratara.

Vamos a empezar por poner cada cosa en su lugar. El sistema visual se mueve con un fin, el de contestar a dos preguntas ¿QUÉ ES? Y ¿DÓNDE ESTÁ? y para esto utiliza dos de sus sistemas, el sistema de enfoque (Acomodación) y el sistema vergencial (Coordinación de ambos ojos o binocularidad).

La Acomodación se encarga de contestar a “¿qué es?” es decir, identifica qué tenemos delante, una letra, un número, a mi vecino…

El sistema vergencial se encarga de contestar a “¿dónde está?”, lejos, cerca, arriba, abajo… Y, aunque ambos sistemas pueden sobrevivir el uno sin el otro, para que se dé un funcionamiento óptimo del sistema visual, tienen que funcionar bien y coordinarse de forma adecuada. Aquí es dónde entramos en lo de “una relación sana”, porque ambos sistemas están íntimamente relacionados.

Aprendizaje 1 | Blog | en ETM
PARA PODER SABER QUÉ ES, TENGO QUE SABER DÓNDE ESTÁ

Fijaros si la relación es íntima, que ya se deja ver a nivel fisiológico. Un sistema visual con un funcionamiento óptimo, cuando detecta que un objeto está cerca, activa el sistema de vergencias (sistema dónde o de localización espacial), los ojos convergen, la pupila se contrae y se produce la respuesta acomodativa, dando respuesta a la pregunta qué es, es decir, enfocando el objeto e identificándolo.

Pero ¿qué pasa cuando uno de los dos sistemas presenta alguna disfunción? Suele pasar que la carencia de uno, intenta suplirla el otro y se produce una situación de desequilibrio, en la que un sistema pone más esfuerzo que el otro. Aquí es cuando la relación entre los dos, empieza a ser insana.

Aunque raro, puede que el sistema sin disfunción sea tan fuerte que supla, sin problemas, la
carencia del otro, pero lo más habitual es que esta situación de desequilibrio desencadena en síntomas visuales como: dolores de cabeza, perdidas de atención / comprensión, dificultades en la lectura, fatiga visual, incomodidad visual sobretodo en cerca, visión doble…

Cualquier disfunción en uno u otro sistema va a hacer que el rendimiento visual de la persona que lo padece, disminuya y que por tanto su día a día se vea afectado, porque… ¿cuánto utilizamos nuestra visión durante el día? ¿Cómo puede afectar a un niño en edad escolar que su sistema no funcione de forma adecuada? ¿Y a un informático? ¿Y a un conductor de autobús? ¿Y a un deportista?

Se me ocurren mil y un ejemplos en los que un mal funcionamiento del sistema visual podría determinar nuestro día a día, cómo desempeñamos nuestro trabajo, incluso cómo nos relacionamos y a qué nos dedicamos.

Y ¿qué se puede hacer en caso de notar alguno de estos síntomas o simplemente tener la sospecha de que algo no va cómo debería?
Acudir a vuestro óptico optometrista de confianza y haceros una revisión completa de vuestro sistema visual. Él os podrá decir si funciona de forma óptima y orientaros con las posibles soluciones en caso de no ser así (gafas, lentes de rendimiento, terapia visual…)

Aunque, recordad, lo ideal es hacerse una valoración visual al año, un control rutinario que ayude a saber cómo está nuestra visión y a prevenir posibles disfunciones como las que os acabo de describir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Área Privada

Acceder

¿Olvidaste la contraseña?

Compra

Tu carrito está vacío.

gdpr-image
Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios.
Más info
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?
Escríbenos por What'sApp y contestaremos lo antes posible.