LECTURAS RECOMENDADAS – CONSEJOS
31 julio, 2017
¿Es importante evaluar la visión a mi hijo antes de los 3 años de edad?
31 julio, 2017

¿Qué son los Reflejos Primitivos y como influyen en nosotros?

[accordian fields=”1″ accordian_group=”Reflejos Primitivos” accordian_title=”~Reflejos Primitivos” accordian_text=”~”/]

El bebé según nace tiene todas las estructuras cerebrales necesarias que va a necesitar durante su vida para desarrollarse, pero neurológicamente sólo está madura la parte del cerebro que se encarga de su supervivencia, el troncoencefalo. Ahí residen los reflejos primitivos, que se van a encargar de ayudarle a salir por el canal del parto, a alimentarse, a defenderse, a agarrarse a la madre. Este primer estadio es necesario y primordial puesto que asegura el bienestar en los primeros meses de vida y la adaptación del medio acuoso donde vivía al nuestro. Estos reflejos hacen que cada estímulo que le llega al niño, tenga una respuesta inmediata, automática y programada desde antes de nacer. A medida que el desarrollo neurológico siga su curso y el bebé complete un número suficiente de veces la estimulación de cada uno de los reflejos, estos se integrarán, el niño aprenderá poco a poco a controlar su cuerpo mediante su voluntad y a calibrar su respuesta hacia el exterior según lo que aprendió de ellos.

Imaginemos que el cerebro es como un río con compuertas, el caudal es la estimulación exterior y cada presa impide el paso a la siguiente etapa de desarrollo. A lo largo de los primeros meses de vida y si la estimulación es la adecuada, se va abriendo la compuerta que va a permitir el desarrollo psico-motriz, que es la compuerta de los reflejos primitivos. Esta apertura gradual permitirá al niño ejercer un control sobre su cuerpo, madurará el cerebelo y los ganglios basales.  La segunda presa se abrirá mediante el desarrollo motor a los 2 o 3 años madurando las estructuras límbicas, permitiendo al niño controlar sus emociones y comprender las de los demás. Cuando esta fase se haya completado sobre los 6 o 7 años aproximadamente, empezará el desarrollo de la etapa pre-frontal del cerebro que permite controlar los propios impulsos, el razonamiento y el crecimiento paulatino de la inteligencia.

Cuando un niño o bebé no ha tenido oportunidad de desarrollar los movimientos correctos para la integración de los reflejos, quizás porque su nivel de estimulación haya sido deficiente en el momento de su integración, por lo que la compuerta de reflejos primitivos no se ha abierto del todo, y el caudal de información que llegará al área pre-frontal no será suficiente para que madure completamente, lo que puede hacer al niño indeciso, inquieto, impulsivo, incapaz de controlarse y con dificultades en el aprendizaje.

Así pues los síntomas que pueden dar reflejos primitivos no integrados son los siguientes:

  • Dislexia y dificultades de aprendizaje
  • Malas posturas
  • Pobre coordinación mano-ojo
  • Poco equilibrio
  • Pobre coordinación
  • Problemas de lateralidad y movimientos cruzados
  • Malas posturas a la hora de escribir
  • Eneuresis, problemas para controlar esfínteres
  • Problemas de atención y concentración.
  • Problemas para aprender a dar la voltereta, saltar a la pata coja o montar en bicicleta
  • Mareo por movimiento
  • Problemas de comportamiento, muy introvertido y tímido o agresivo
  • Palabras entrecortadas, lenguaje pobre y tardío
  • Hipersensibilidad a la luz, al tacto, a los estímulos visuales o kinestésicos.
  • Mala letra
  • Hiperactividad
  • Se distraen fácilmente
  • Impulsividad
  • Problemas de organización…

Todos estos síntomas son resistentes a cualquier tipo de tratamiento psicológico, logopédico y pedagógico, porque el tipo de entrenamiento que les hace falta es mucho más básico y sencillo: La Terapia de Movimientos Rítmicos. (TMR)

Gracias a esta terapia es posible evaluar el estado de cada uno de los reflejos primitivos y ver hasta qué punto siguen activos cada uno de ellos, establecer una tabla de ejercicios individualizada para cada niño o adulto de acuerdo al perfil que se observa y darle una segunda oportunidad a las habilidades que no pudo superar cuando era un bebé y que ahora necesita.

Los movimientos que se ejercitan, imitan en cierta manera a los que realizan los bebés de forma natural para desarrollarse. Suelen ser bastante sencillos de realizar, pero a las personas a las que van dirigidos les suele costar algo más, por lo que en muchos casos se necesita la ayuda externa para realizarlos. Deben hacerse todos los días y no lleva más de unos minutos de dedicación entre todos.

En Educando Tu Mirada valoramos los Reflejos Primitivos, si quieres una valoración tuya, como la de tu hijo/a, no dudes en contactar con nosotros.

Educando Tu Mirada
Educando Tu Mirada
Educando tu mirada es un centro de optometría y terapia visual neurocognitiva, donde damos soluciones a problemas visuales.

1 Comment

  1. Silvia dice:

    Buenas noches, me ha encantado como explicáis lo que conlleva no tener los reflejos primitivos incorporados…tengo dos hijos y el más pequeño que tiene seis años no tiene adquiridos algunos reflejos primitivos, los tiene activados…éste año que comienza con la lectura y escritura en primero de primaria nos dimos cuenta su padre y yo que algo fallaba..a parte de sus dioptrías.. veíamos q no era capaz de distinguir las letras..etc, también su alta frustración..no sabíamos por qué tanta rabia..hasta que decidimos llevarlo a un optometrista..se nos abrió un mundo ..tb, vieron que tenía problemas psicomotor..etc.nos lo derivaron a un fisioterapeuta para trabajar su estrabismo y a su vez estamos trabajando los reflejos primitivos… sistema vestibular..etc.Estoy muy contenta por qué estamos en un buen momento para que mi hijo mejore con mucho trabajo y esfuerzo diario..cosa que con su pediatra..y oftalmólogo no supieron ver…y éso dice MUCHO.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cita Previa
×
Escríbenos por What'sApp